• Click aqui para tu clase de prueba GRATIS!!!
Miércoles, 15 Agosto 2018 18:24

Activate en vacaciones

Escrito por
Valora este artículo
(2 votos)

“Todos los años igual, justo cuando siento que estoy en forma, después de todo el curso sin faltar un día a clase, llegan las vacaciones y pierdo la forma”

Esta es una frase que se oye a menudo al terminar las clases por estas fechas. Sí tú también estás en esta situación, no te pierdas lo que viene a continuación.

¿Qué puedes hacer durante las vacaciones para no perder la forma?

A veces la llegada de las vacaciones supone una ruptura con la rutina habitual que no es bien recibida por el cuerpo. Nuestro organismo está acostumbrado a un ritmo de actividad diaria, de alimentación y de descanso distinto y estos cambios suelen verse reflejados en el cuerpo.  No es extraño escuchar a los alumnos contando que durante las vacaciones les sobrevienen sus viejos dolores lumbares, cervicales, o incluso jaquecas. Por eso es importante buscar maneras de mantenernos físicamente activos en vacaciones, aunque sea, en menor medida que durante el resto del año, para no llegar al abandono físico y evitar que nos bajen demasiado los niveles de energía.

Aquí van unos cuantos consejos para hacer esta adaptación más fácil.

Aprovecha las condiciones que el verano te brinda para realizar otro tipo de ejercicio al aire libre. Caminar, correr, jugar a las palas. Es muy buen momento para probar deportes acuáticos como nadar, hacer snorkel, stand up paddle o piragüismo… La idea es que trates de mantener tu cuerpo realizando alguna actividad física para no perder el ritmo. Es decir, si normalmente entrenas o vienes a clase tres horas a la semana, intenta completar esos mismos tiempos en otras actividades deportivas distintas. La salud también reside en mantener el cuerpo despierto y adaptándose a los cambios y a las distintas circunstancias que la vida le plantea.

Plantéatelo como un reto. Recuerda que cuerpo tiene memoria, y las buenas costumbres nunca se pierden. Si has conseguido durante el año mantener un ritmo adecuado de actividad física, por qué no vas a poder seguir mantenerlo durante el verano.

Refresca lo que has aprendido durante el año en las clases. Apuesto a que te sabes de memoria todos los ejercicios que practicamos durante el calentamiento de las clases de Pilates. Dedica veinte minutos al día a practicarlos concentrándote en tu cuerpo como si estuvieras recibiendo una clase.

Haz memoria y repasa los patrones respiratorios que utilizamos en clase y utilízalos en otros momentos de tu día. Revisa de vez en cuando las referencias posturales y los principios básicos de Pilates en tu cuerpo como la auto-elongación, el mantener el suelo pélvico y el transverso del abdomen pre-activado, la pelvis neutra y una buena alineación en tus caderas, tus rodillas y tus pies.

Realiza estiramientos sencillos y que conozcas después de pasar largo tiempo en una misma postura o haciendo una misma actividad como viajar, limpiar la casa o el jardín y así evitarás sobrecargas.

Descansa mucho. Trata de recuperar esas horas de sueño que durante el año no consigues coger.

Bebe mucha agua y basa tu alimentación en productos saludables. Come mucha verdura y mucha fruta. Y si de vez en cuando “pecas”, en vez de castigarte, compensa al día siguiente con una comida menos calórica y más vitamínica.

 Pero sobretodo no te obsesiones con la báscula. Es normal que, al romper el ritmo de tu vida diaria, tu peso fluctúe dos kilos arriba o abajo. No te preocupes, cuando vuelvas a entrenar, en un mes, estarás otra vez en tu peso.

Por último, renueva tu energía y vuelve en septiembre con muchísimas ganas de seguir practicando Pilates y de aprender mucho sobre tu cuerpo y el movimiento. Estaremos esperándote con nuevo repertorio y nuevos retos.

Feliz verano. ¡Nos vemos en septiembre!!!

Visto 311 veces Modificado por última vez en Miércoles, 15 Agosto 2018 19:17
Inicia sesión para enviar comentarios