7 RAZONES PARA ACTIVARSE

Los beneficios que la actividad física regular aporta al bienestar y la salud debemos tenerlos muy en cuenta ya que nuestras opciones de vida actuales y nuestras expectativas van a depender del estado en que se encuentre el cuerpo que soporta nuestra vida. En este listado os mostramos cómo influye la actividad física sobre nuestra salud. ¿Qué nos aporta la actividad física frente al sedentarismo?

  1. MAYOR MINERALIZACIÓN DEL ESQUELETO, MAYOR DENSIDAD ÓSEA Y MAYOR MASA ÓSEA. A tener muy en cuenta en niños (ayuda al crecimiento sano de músculos, huesos y articulaciones) y en personas mayores (sobre todo si padecen osteoporosis).
  2. CONTROL DE PESO, CREACIÓN DE TEJIDO MUSCULAR Y REDUCCIÓN DEL TEJIDO GRASO. Importante para combatir la obesidad y controlar y reducir los niveles de colesterol en sangre. Las personas sedentarias tienen mayor riesgo de padecer obesidad y enfermedades cardiovasculares.
  3. AUMENTA LA AUTOESTIMA, REDUCE LA ANSIEDAD Y LA DEPRESIÓN. La práctica de ejercicio estimula la liberación de endorfinas (neurotransmisores) que inhiben estímulos dolorosos y provocan sensación de bienestar y placer. Las personas poco activas, generalmente, carecen de motivaciones y les cuesta más ser felices. Lo mínimo que se requiere para salir del sedentarismo es realizar diariamente 30 minutos de una actividad física leve (caminata) o moderada (trote), y que se realice unos 5 días a la semana para sumar unos 150 minutos semanales.
  4. AYUDA A REDUCIR EL RIESGO DE PADECER ALGUNAS ENFERMEDADES CRÓNICAS COMO:
    Enfermedades cardiovasculares: el ejercicio favorece la vasodilatación de las arterias coronarias, disminuye el riesgo de formación de trombos y disminuye las demandas del propio corazón en reposo y en esfuerzo. Hipertensión: sumar el ejercicio aeróbico regular, una dieta baja en grasas y sal, y reducir el sobrepeso son medidas muy eficaces contra la hipertensión moderada. Osteoporosis: la actividad física transmite cargas al esqueleto por la tensión que ejercen los músculos sobre los huesos a través de los tendones y por la fuerza de gravedad. Por ello, realizar actividades que tengan un cierto impacto contra el suelo (caminar, correr) o de fuerza (pesas, reformer) provocan altos estímulos para el depósito de calcio y la remodelación del hueso. Las personas adultas que realizan actividad física tienen mayor densidad ósea, mayor masa muscular y mayor equilibrio dinámico que las que no practican ningún ejercicio regular. Todo esto ayuda a prevenir las fracturas osteoporóticas.
  5. MAYOR DESARROLLO MOTOR. La salud y la capacidad funcional de cualquier persona están relacionadas con sus hábitos de actividad física. Esto nos ayuda a mejorar nuestro tiempo de reacción (tiempo que pasa desde que un estímulo nos sorprende hasta que comenzamos a reaccionar ante ello), previniendo caídas o lesiones. Tendremos así una mejor coordinación de nuestros movimientos.
  6. MEJOR SISTEMA INMUNE. Un entrenamiento habitual reduce el riesgo de sufrir infecciones en comparación con la población sedentaria. El ejercicio influye en los niveles y función de los linfocitos de tal manera que se produce una elevación de estas células en sangre. La actividad física produce un descenso de los niveles de catecolaminas y de cortisol, que elevados por el estrés bloquean al sistema inmune.
  7. EFECTO ANTIOXIDANTE. Se tiene más vitalidad, mayor energía, control sobre los movimientos y acciones en general. El ejercicio nos aporta una mayor sensación de juventud. Además, en un cuerpo sano se tiene una mente sana, algo que ayuda a la toma de decisiones en la vida cotidiana.

Desde Actívate Pilates&BodyTraining os animamos a tener un estilo de vida saludable para estar bien y sentirse bien.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad